Follow by Email

martes, 27 de marzo de 2018

MAGNIFICO ARTICULO DE PEDRO PRIETO EN 151515 Revista para una nueva civilizacion

A vueltas con el «Único sentido» de Greenpeace: Pedro Prieto analiza el estudio de Greenpeace titulado Único sentido. 2025 sin carbón ni energía nuclear, apoyado en un análisis del Instituto de Investigación Tecnológica de la Universidad de Comillas. "Greenpeace sigue sin hacer ni una sola crítica a lo verdaderamente insostenible de nuestro siste

lunes, 26 de marzo de 2018


Buscando exoplanetas  con 40 kilos en el bolsillo

"Recuerda mirar arriba, a las estrellas, y no abajo, a tus pies" con esta frase, toda una eminencia científica como Stephen Hawking nos invitaba a buscar la posibilidad de colonizar otros planetas, dando por hecho que la vida en nuestro planeta Tierra tal y como la entendemos hoy, será muy difícil de mantener en el futuro.¿ Buscar otros planetas donde poder salvaguardar la especie humana? ¿A esto es a lo único que podemos aspirar? y ¿Cuánto tiempo nos queda? Si nos atenemos a los datos de pérdida de biodiversidad planetaria y a cómo han evolucionado en las últimas décadas ciertamente poco.  Quisimos, y logramos, colocarnos en la cúspide de la pirámide alimentaria dominándolo todo. Pero sin la base de esa misma pirámide de la que participan bacterias, hongos, insectos, plantas, herbívoros y carnívoros, alimentados por el sol, el agua, la tierra y el aire, nosotras no somos nadie. Y si seguimos pensando que como dominadoras de la naturaleza y que con nuestra ciencia y tecnología, podemos prescindir de ella, seguiremos en la misma mentira y comprobaremos como algunos de los escenarios más truculentos de la ciencia ficción se transforman en realidad aplastante.
Hasta ahora en los guiones de ciencia ficción los extraterrestres nos invadían en busca de nuevos recursos necesarios para su subsistencia, tras haber agotado los de su planeta propio. Parece que ahora los términos han cambiado y somos nosotros los humanos los que tenemos que buscarnos la vida en “otros mundos” anticipándonos al colapso provocado por el agotamiento de los recursos, el cambio climático, y la colmatación del gran vertedero de basura en el que hemos convertido nuestro planeta. En otros imaginarios, también de ciencia ficción pero mucho más cercanos y reales, los restos de la especie se matan por recursos como los combustibles, el agua y la comida, en un ambiente absolutamente demencial y catastrófico, después de guerras o enormes desastres naturales, globales
Si tras la puesta en marcha de la revolución industrial, apoyada en la ciencia y las nuevas tecnologías que surgían (por entonces en un  “mundo lleno” de recursos ), y en la revolución verde, que con las mismas herramientas, fue capaz de aportar la suficiente mano de obra barata para que el sistema capitalista se pusiera a funcionar ,y si los propósitos altruistas, así nos lo han vendido los libros de historia, de ambas revoluciones se hubieran cumplido; ciencia y tecnología a disposición de la humanidad para garantizar alimentación y progreso para todas las personas que habitan el planeta. Y si además esa tecnología no hubiera ignorado los limites biofísicos (marcados precisamente por la ciencia) que nunca debimos traspasar, a estas alturas no estaríamos debatiendo si la única salida que nos queda es emigrar a otros planetas, o si por contra el único sistema económico imperante e impuesto, el capitalismo, es también la herramienta con la que tenemos que desandar todos los pasos que nos han colocado al borde del colapso ecosistémico y social
Nos enfrentamos a gravísimos problemas medioambientales, sociales y económicos (intrínsecamente relacionados unos con otros), provocados por formas de producir que solo buscan el enriquecimiento de muy pocos, ¿con herramientas diseñadas por el mismo sistema?.  en cualquier lógica esto es una contradicción Por eso el termino sostenibilidad, fagocitado en estos últimos años por el capitalismo, se ha convertido en la excusa perfecta para poder seguir creciendo en un mundo cada día más tecnológico y por lo tanto mucho más dependiente de esa tecnología y de los recursos que la posibilitan. Si desde el  comienzo de la era industrial y  hasta ahora  (breve espacio en la historia de la humanidad e irrelevante casi en esa escala de tiempo planetario) hemos sido absolutamente dependientes en todos los ámbitos  de los recursos minerales fósiles acumulados durante millones de años y por lo tanto irrepetibles, convirtiéndonos así en detritívoros, (definición acertadísima de Manuel Casal Lodeiro)  ahora nos vemos atrapadas además por ese nueva tecnología, que nos convierte en tecno dependientes, y a la cual no queremos renunciar Y a consta precisamente de mantener ese mundo tecnológico, se acelera el proceso destructivo de la base fundamental para el sustento de nuestra vida y la de las otras especies, la Biosfera, el lugar que nos ha permitido llegar hasta aquí (hasta este punto de nuestra historia) y que demuestra nuestra absoluta ecodependencia.
Nuestra tecnología particular, la de nuestro smartphone nos permite comprar y  vender de todo, acceder al banco, controlar la domótica del hogar, de la granja, del regadío… controlar la “vida” de otras, mientras otras controlan la nuestra,  buscar billetes “low-cost”(altísimo coste para el Planeta) para seguir expandiendo la gentrificación, conocer nuestra ubicación (como si fuéramos tontos)  En fin, infinitas aplicaciones (tantas como “emprendedores” que las diseñan empeñados en hacernos la vida mas fácil  ¿?), incluida esa que tanto gusta, la de predecir el tiempo ¿el tiempo? ¿el de aquí a siete días, no?  y el del lugar en el que residimos o al cual nos vamos a desplazar. Porque si de verdad nos importaran las condiciones atmosféricas que vamos a tener que soportar de ahora en adelante, y todas las consecuencias que provocaran (descritas por miles de científicos y definitivamente reconocidas) estaríamos reclamando una verdadera revolución, pero esta vez ecológica
Algunos datos necesarios para saber lo que tenemos entre las manos; un móvil de apenas 80 gramos tiene una mochila ecológica de 44,4 kgr (¿te imaginas llevando 44 kilos en el bolsillo?);  muchos de sus componentes, insustituibles son considerados minerales de sangre por sus condiciones de extracción ( muertes y enfermedades, ínfimas condiciones de seguridad, explotación infantil, guerras) Al año se necesita excavar y procesar mas de 450 millones de toneladas de rocas para extraer 226.000 toneladas de materiales A estos materiales se suman las toneladas de agua, químicos y combustibles utilizados en las fases de producción Desde 2007 se han producido mas de 7000 millones de teléfonos inteligentes.[1]
Tecnología (autista) que construye imaginarios ficticios, que nos ocultan nuestra verdadera ecodependencia  Naturaleza  ignorada, aplastada y exprimida puesta a nuestro servicio en un pantalla
Olvídate de las estrellas y mira a tus pies, a la tierra que pisas y te dio la vida. Levanta la vista de la pantalla, de esa irrealidad atrapada en una nube y disfruta de lo que todavía podemos hacer por nuestro futuro y por el del resto de las especies que habitan Gaia, irrepetible en cualquier galaxia.
Cesar Perez Ostale



[1] Datos obtenidos del informe “La cara oculta de la sociedad de la información..” Fernando Tucho Fernandez, Miguel Vicente Mariño, Jose Maria Garcia De Madariaga

jueves, 15 de marzo de 2018

Ansiedad

Inviernos de barbecho,
de tierra descansada
lamento mucho despertarte,
volverte a liarte

Las semillas también reposan.
Pacientes, tranquilas, sosegadas
saben que bien guardadas
llegara el dia de dicha y alegría,
Y por fin, su sueño cumplido
la vida desatada

La Pacha me deja que rasque su piel,
yo la araño con mi arado,y
aunque sufre me lo permite.
Abro surcos..
que llenare de vida predestinada.

La Pacha me deja que rasque su piel
mientras alimenta mi alma

                  (Esperando la primavera, marzo 2018)

martes, 13 de marzo de 2018





Llega la primavera, ya se siente. Las primeras abejas, los primeros brotes, el incansable canto de los pájaros que vienen a visitarnos.
 La lluvia pausada y prolongada ha estado impregnándolo todo de nueva vida, ahora solo queda esperar. No hay nada igual, ni comparable, la pena es que ya nadie se percata de ello, porque si no las cosas no serian igual. La prisa y el ego lo absorbe todo incluso algo tan hermoso. Pero a mi me llena de placida ansiedad, la que siento cuando regreso cada fin de semana para ver si definitivamente aquellas semillas que sembré han brotado ya.

jueves, 8 de marzo de 2018

Ecologismo versus sostenibilidad


¿Y AHORA QUE? ECOLOGISMO VERSUS SOSTENIBILIDAD
El pequeño crédito ofrecido por la aceptación de la evidencia del Cambio Climático Antropogénico debería transformarse en la fuerza necesaria para convertirnos en la firme oposición que se espera de nosotras. El analfabetismo ecológico de la inmensa mayoría de la sociedad, innato o mediatizado, nos obliga a ello
Sin embargo; la aparente falta de concreción de nuestros principios (todavía hay quien piensa que se pueden encontrar soluciones “sostenibles” dentro del sistema); el miedo a volver al ostracismo (ese oscuro espacio que hemos ocupado en las últimas décadas, incluso en nuestros círculos más íntimos, denunciando formas de producir, enfrentándonos a la sociedad del consumo depredador mientras esta crecía exponencialmente); la necesidad de tejer redes de acción en todas las áreas y el lógico y consiguiente acercamiento de postulados; y la participación en reducidas parcelas de la política local , nos desvían de tales objetivos. Este proceso de transformación del movimiento ecologista, hacia el llamado ecologismo social, esta velada y aparente politización, nos aleja cada día más de la que debería ser una visión ecosistémica global necesaria para garantizar la biodiversidad planetaria (incluida la propia supervivencia de nuestra especie) y los recursos biofísicos que la mantienen. Y a la vez, permite al sistema seguir avanzando con nuevas herramientas amparadas en el paraguas de la sostenibilidad que nosotras le proporcionamos, y nos lleva una vez más a ese fracaso histórico no ya en la aceptación y el reconocimiento, pero si en los resultados obtenidos
Ahora que es el momento de ejercer esa oposición firme, no habrá más oportunidades de actuar y lo sabemos, parece que el miedo a nuestras propias convicciones nos atenaza.
¿Miedo a ese nuevo futuro que pretendemos, desglobalizado, y decrecentista que nos “privara” de este modo de vida tecnológico y consumista, al que en el fondo no queremos renunciar? esta es una de las causas para explicar por qué la sociedad no reacciona ante una realidad de concatenación de acontecimientos que nos colocan ante el colapso ecosistémico global; y es probablemente, en mi opinión, la razón de más peso para esta forma de actuar en pos de la sostenibilidad. Defendemos nuestros argumentos, pero parece que no terminamos de creernos o de aceptar, nuestras propias predicciones de futuro
Sabemos que el capitalismo y el mercado globalizado, en manos de muy pocas personas, no va a renunciar a explotar ninguno de los recursos que lo mantienen, por difícil o costosa que se extracción o por muy biocida que sea su producción, va en contra de su propia lógica y los necesita todos. Sabemos de donde provienen todos y como los estamos esquilmando, incluidos el agua tan necesaria para la vida o el propio aire que respiramos. Sabemos hasta qué punto hemos alterado ya el clima, y cuáles van a ser las consecuencias, muchas de ellas empiezan a mostrarse con mucha evidencia. También sabemos, porque lo hemos podido comprobar en estos últimos años que, tras las buenas intenciones de la nueva política, en el mejor de los casos solo hay intenciones, porque están atados de pies y manos, y cuando intentan implementar políticas en defensa del medioambiente y en contra del sistema productivo son rápidamente defenestrados. El último ejemplo es el caso del ahora ex secretario autonómico de Medio Ambiente y Cambio Climático de la Generalitat Valenciana Julia Álvaro
El desarrollo sostenible no ha pretendido nunca ecologizar el mundo, sino reducir algunos de los impactos más notables del sistema productivo ante el empuje de las múltiples denuncias que se producían, fundamentalmente desde los movimientos ecologistas, por las graves alteraciones ecosistémicas ocasionadas  Y ha permitido al capitalismo y  a su globalización seguir creciendo exponencialmente durante las últimas décadas,  y  en esa carrera expansionista en búsqueda de más materias primas y nuevos mercados,  llegar a cualquier punto del planeta.
Trabajar para hacer sostenible el sistema es profundizar y prolongar su propia agonía la misma que arrastra a la biosfera hacia una nueva extinción, el Capitaloceno. El capitalismo agoniza y camina hacia el colapso, entre otras causas porque olvida que ninguna economía es posible en ausencia de los servicios de los ecosistemas y que la economía es un subsistema de un sistema mayor y finito, la biosfera; de ahí que el crecimiento permanente sea imposible. (Manfred Max Neef La Economía a escala Humana).
¿Miedo a que nos tomen por radicales? los datos que conocemos y manejamos nos debería obligar a ello, Radicalizar la Resistencia para no perder más Resiliencia estas deberían ser nuestras nuevas erres
Cesar Perez Ostale